Noticias

Stoya: la actriz ‘porno’ de la pluma inquieta

La estadounidense Stoya se ha dedicado a escribir sobre el sexo y sus implicaciones. Comenzó en una cinta de ciencia ficción, publicó su primer poemario y trabaja en su segunda obra teatral. ¿Su secreto? Ser terca

Stoya ha pasado gran parte de su vida adulta frente a las cámaras. Desnuda. De ascendencia serbia, actúa en pornografía desde hace más de una década en su natal Estados Unidos. Su trabajo, afirma, nunca le ha impedido ser dueña absoluta de su cuerpo y de sus ideas. Esas son sus herramientas de trabajo.

Tras transformarse en una popular intérprete de pornografía heterosexual y lesbiano, Jessica Stoyadinovich lleva más de cinco años publicando textos tajantes sobre lo que opina sobre la sexualidad, el sexo, las fantasías sexuales y sobre el lugar que tiene la industria porno en todo ello.

“No podemos depender de la pornografía para educar empatía, la capacidad de leer el lenguaje anatómico o bien de qué manera discutir los límites sexuales, de manera especial cuando hablamos de jóvenes que nunca han tenido sexo. El porno nunca va a ser un reemplazo de la educación sexual” , escribió en marzo para The New York Times en un ensayo de opinión titulado Es hora de que hagamos pornografía responsable.

Stoya ha publicado columnas para medios digitales con lectores jóvenes como Vice y The Verge. Mas, asimismo, ha conseguido espacios para escribir sobre salud sexual en el diario británico The Guardian y TV en Esquire, entre otros muchos.

Desde sus redes sociales, en especial Twitter, ha logrado abrir debates sobre consentimiento y placer. Ahora, afirma, se ha separado de las redes sociales para darle más tiempo a sus proyectos y menos a los “extremistas religiosos o feministas anti sexo” que ocasionan problemas en sus buzones electrónicos.

“Quiero decir, ¿qué son inconvenientes en redes sociales? No son mi mamá. Si me mandan un tweet asqueroso, ¿qué me importa?” , asegura indiferente por teléfono. “Trato de comunicarme ocasionalmente. Me disculpo por hacer la reseña de un libro en el que imprimieron todas las nociones de la cosificación de la pornografía. Les sugiero que vean pornografía más sensible. Mas después de eso ya no me responden. Conque tal vez se dan por vencidos. No sales adelante sin ser un tanto terco”, asegura entre risas.

Sobre sus proyectos, Stoya cuenta que el año pasado publicó una especie de poemario con sus tuits (Troll Witch, que se traduce en algo similar a “bruja de troles”) y apareció en una película serbia de ciencia ficción por la que recibió un premio de mejor actriz en el festival FEST efectuado anualmente en Belgrado.

Este domingo 15 de abril actuará en la última función de la obra teatral The Last Bar at the End of the World, su segunda ocasión sobre las tablas en Nueva York.

Desde esa urbe, Stoya fue clara en que no quería contestar preguntas personales durante una entrevista con Gaceta Dominical.

–¿Qué es lo que significa el placer?

–El placer son las cosas que se sienten bien. Creo que es esencial rememorar que el placer puede estar fuera del sexo, lo hallamos todos y cada uno de los días. Te lavas la cara después de un día en el que sudaste mucho, eso es agradable, es agradable. Hago las cosas escuchando a mi cuerpo, es muy básico.

-¿De qué manera sugiere que se aprendan estas cosas?

–He comentado en mis artículos que hay cosas que la gente está aprendiendo y que no deberían dejarse hasta la edad de dieciocho años a fin de que las resuelvan. No entiendo cómo es que ocurre, no entiendo dónde deberían aprenderlas y dónde les hace falta aprenderlas. No me especializo en instruir a la gente. Espero que, conforme la gente madura y desarrolla su sexualidad, escuchen lo que solicitan sus cuerpos y qué les agrada.

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *